Cinco consejos para calmar tu mente y eliminar la negatividad

Es bastante fácil permitir que nuestra mente funcione en piloto automático cada segundo en el que nos mantenemos despierto. También es bastante fácil concentrarse en toda la negatividad del mundo. Todo lo que tenemos que hacer es mirar las noticias por la noche, leer el periódico o abrir cualquier web de noticias que sea nuestra favorita.

Pero lo que la mayoría de las personas no se dan cuenta es que este tipo de negatividad en realidad nos está drenando nuestra energía vital además de impactar nuestro estado de ánimo de una manera muy real.

¿Cuál es la solución a esto?

Relajar la mente y concentrarse en lo bueno del universo es la clave para atraer más positividad a nuestras vidas.

Aquí tienes 5 sencillos consejos para calmar tu mente:

1. Mira algo con curiosidad

La próxima vez que te sientas estresado, haz una pausa por unos minutos y escoge algo que este a tu alrededor. Digamos que es por ejemplo el control remoto de la televisión. Analiza cada centímetro de ese control remoto. Mira los diferentes colores, observa cómo se siente en tu mano y siente la textura de todos los botones. Gira el control remoto y observa cada esquina, cada forma y luego sienta el peso del control remoto en tus manos.

¿Sientes cómo calma esto tu mente? Cuando miras algo con curiosidad y detenimiento, toda tu atención se centra en esa cosa en particular. Y cuando tu atención se centra, tu mente deja de prestarle atención aquellos pensamientos que hacen que se sientas estresado. Como si fuera magia, tu mente se relaja y esto relaja tu cuerpo.

2. Escucha detenidamente

Es posible que te sorprendas de cuántos sonidos escuchan realmente tus oídos, pero debido a que tu enfoque está en otra parte no eres consciente de todos ellos. En este mismo momento deja de leer este artículo durante diez segundos y solo escucha todos los sonidos que te rodean…

Notarás muchos sonidos diferentes que probablemente no hayas notado antes. Es posible que escuches el zumbido de tu ventilador de techo, los pájaros gorjeando en tu jardín o el tráfico fuera de tu casa. Cuando te fijes en un sonido, dedícale tu atención. Luego surgirá otro sonido: dedica toda tu atención a ese sonido y así sucesivamente.

Cuando prestas toda tu atención a los sonidos que te rodean, la mente se hace presente. Se vuelve consciente. Y cuando estás presente y consciente, la mente se relaja porque ya no estás pensando.

3. Respira

Sólo respira. Detén lo que estés haciendo durante unos segundos y simplemente toma diez respiraciones largas y lentas. Usa tu vientre (diafragma) para respirar en lugar de tu pecho. Esta es realmente la forma en que estamos destinados a respirar. La respiración superficial desde el tórax hace que te sientas sin aliento lo que puede provocar ansiedad. Si respiramos profundamente desde el diafragma, el cuerpo y la mente comienzan a relajarse.

Concéntrate en tu vientre moviéndose hacia afuera mientras inhalas y moviéndose hacia adentro mientras exhala. Una manera fácil de asegurarse de que esto esté sucediendo es simplemente poner tu mano sobre tu vientre y sentirla moverse hacia afuera y hacia adentro. Respira lentamente y concéntrate en el sonido que estás haciendo mientras respira. Presta mucha atención a este proceso y observa cómo pronto te sentirás más relajado, tranquilo y con la mente despejada.

4. Siente gratitud

Gran parte del tiempo, el estrés se origina al tener pensamientos como: no tener tanto como el prójimo, no estar en la forma física en la que quieres estar o en no sentir suficiente aprecio o amor. En otras palabras, estás prestando atención a lo que no tienes en contraposición a lo que tienes.

Es hora de tomar las cosas en perspectiva y comenzar a dar gracias por lo que tienes. Tal vez no tengas tanta libertad financiera como quisieras pero tal vez sí tengas salud. Esté agradecido por eso. Tal vez no sientas suficiente aprecio por parte de tu cónyuge pero tal vez lo tengas por parte de tus hijos. Esté agradecido por eso. No importa en qué situaciones estemos pasando, siempre tenemos algo por lo que estar agradecidos.

Cuando empezamos a sentir aprecio por las cosas que tenemos actualmente en nuestra vida, nuestro estado de ánimo comienza a cambiar y de hecho, empezamos a atraer más cosas por las que estar agradecidos. No puedes estar agradecido y quejarte al mismo tiempo. Siempre elige estar agradecido.

5. Medita

Tenemos miles y miles de pensamientos que ocupan nuestras mentes todos los días. Al igual que nuestros músculos necesitan descansar, nuestra mente también. La meditación no tiene por qué ser algo misterioso. La meditación simplemente significa que ya no estás pensando y estás completamente absorto en el momento presente.

Ve a un lugar tranquilo y siéntate en una silla cómoda. Asegúrate de que no haya distracciones a tu alrededor y simplemente comienza a respirar lentamente por la nariz y por la boca. Respira con tu diafragma y no con tu pecho como ya describir en el paso número 3.

Cuando empieces a relajarte, pon tu atención en tus pies. Comenzarás a sentirlos con más detalle, tal vez sientas un poco de cosquilleo, un poco de calor o de frescor. Déjate envolver por este sentimiento. Cuando registras cómo se siente una parte del cuerpo en particular, su enfoque no te permitirá pensar simultáneamente en otra cosa.

Conclusión

Tú tienes la capacidad de reducir en gran medida el estrés y la ansiedad. Descansar tu mente es uno de los pasos más importantes que puedes tomar para atraer una vida saludable.

¿Cómo descansar tu mente cuando te sientes demasiado estresado? ¡Comparte tus técnicas favoritas a continuación en los comentarios!

×
Regalanos un LIKE en Facebook
Lo Apreciaremos Mucho !!
No, Gracias !
×
Did you like it?
Share it on Facebook
No Thanks