¿Por qué comer almendras remojadas es un ritual matutino extremadamente saludable?

Comer almendras crudas no te permite disfrutar de todos los nutrientes del fruto seco. Cuando están activadas tienes una mejor oportunidad de absorber sus nutrientes por completo. Con almendras activadas, obtienes una dosis más alta de enzimas saludables y tienes una digestión más suave. Además, debido a la absorción eficiente de nutrientes, se reduce el riesgo de desarrollar problemas cardíacos.

Numerosos estudios revelan que comer almendras ayuda a la salud del cerebro, mejora la textura de la piel, controla los niveles de azúcar en la sangre, e incluso es ideal para la pérdida de peso. Sin embargo, algunos expertos indican que comer almendras crudas no nos permite disfrutar de sus amplios beneficios nutricionales.

Hay muchos alimentos que tienen una gran carga calórica, pero que depende de su preparación son de hecho una maravilla para el cuerpo.  Hoy te hablaremos de las almendras empapadas, las cuales tienen unas propiedades fabulosas para el cuerpo, vamos a ver.

Los grandes beneficios de las almendras empapadas

Hablamos de las almendras empapadas y es que a diferencia de comerlas de manera normal, si las dejamos en agua durante toda la noche ellas van a desprender todas sus propiedades ya que el ácido fítico se descompone y hace que tu cuerpo absorbe todos estos nutrientes de manera sencilla.

1-Obtienes una dosis más alta de enzimas saludables

La mayoría de nosotros estamos familiarizados con que las versiones germinadas de semillas y legumbres son más saludables. Las almendras activadas funcionan de la misma manera. Contienen enzimas más saludables que las normales. Porque durante la “activación”, ponen en marcha un ciclo de crecimiento que de otro modo se inhibe.

2- El cuerpo puede absorber mejor los nutrientes

La piel de las almendras es resistente para proteger el contenido de adentro. Asimismo, contiene inhibidores enzimáticos que tienen como objetivo proteger la almendra hasta que obtenga niveles adecuados de luz solar y agua.

Nuestro cuerpo no puede descomponer estos inhibidores enzimáticos, como resultado sólo obtiene una cantidad limitada de nutrientes de la almendra. Pero, durante la activación, las almendras germinadas construyen compuestos que obstruyen estos inhibidores enzimáticos, y son capaces de absorber todos los nutrientes.

3- Reducir el nivel de “Antinutrientes”

Los antinutrientes son compuestos naturales que causan trastornos en la absorción de nutrientes. Se unen a vitaminas y minerales, lo que dificulta que nuestros cuerpos reciban los nutrientes. También podría crear problemas en la digestión. Estos se encuentran en una gran cantidad de verduras, semillas y nueces.

Los antinutrientes presentes en las almendras se conocen como ácido fítico o fitato. ¿Cómo eliminamos estos antinutrientes? El proceso de remojo y deshidratación de las almendras ayuda a deshacerse del ácido fítico.

4- Digestión más suave con las almendras activadas

Son una opción mucho más saludable para mantener tu tracto digestivo en buen estado. Dado que las almendras regulares contienen antinutrientes como el ácido fítico, podría crear problemas en la digestión. Además, comer almendras crudas hace que sea aún más difícil para tu cuerpo para absorber los nutrientes.

5- Protegen el corazón

Un estudio descubrió que el consumo regular de almendras redujo los niveles de colesterol LDL y aumentó los niveles de colesterol HDL, lo que a su vez disminuyó el riesgo de problemas cardíacos. Además, al ser rica en vitamina E, también mejora tu inmunidad. Con almendras activadas, tu cuerpo puede absorber los nutrientes de manera muy eficiente, a diferencia de cuando comes almendras crudas.

Receta de almendras activadas 

  • Enjuaga las almendras varias veces antes de sacudirlas en un recipiente con agua.
  • Asegúrate de que las almendras estén completamente sumergidas en agua.
  • Añade kombucha, jugo de chucrut, o vinagre de sidra de manzana (con la madre) en el recipiente. A continuación, agrega una pizca de sal.
  • Deja reposar durante 24 horas.
  • Después de remojar, es necesario secarlas con un deshidratador a fuego lento o en un horno con su configuración más baja. Debe tomar cerca de 5-6 horas.
  • Una vez hecho esto, las almendras están secas, crujientes y listas.

Ahora que lo sabes te recomendamos incluir un poquito de estas almendras empapadas, pero no exageres ya que todo en exceso es malo.

Si te gustó esta información recuerda compartirla.